Código Ético CD. MOLAR SPORT

Esta carta de Compromiso de Tolerancia 0, tiene como Ámbito de Aplicación los directivos, jugadores, técnicos, auxiliares, padres, madres, familiares, espectadores y aficionados que están relacionados con el mundo del Fútbol.

Somos conscientes de que erradicar la violencia en el deporte es una tarea ardua y complicada, pero sin duda, el problema de fondo desde nuestro punto de vista se encuentra quizás en la pérdida de valores morales en el deporte base. Un problema educacional en el seno familiar y en los propios colegios o escuelas deportivas. El deporte es visto cada vez más, no como una práctica valiosa en sí misma, sino en un medio para conseguir otros objetivos: fama, éxito, dinero. Parece claro que este cambio de valores asociados al deporte no es únicamente responsabilidad de los agentes que gobiernan el deporte, sino que es un problema social en conjunto. Nuestra primera causa de lucha, será «Tolerancia 0 con la VIOLENCIA”. Para ello la junta directiva y todos sus miembros han creado el código ético de las familias.

Este código será ejemplo del club, de sus miembros y de sus jugadores.

En el comportamiento de los jugadores y sus familias primara el respeto, la empatía y la tolerancia. Lucharemos todos en la misma dirección, sabiendo gestionar nuestras emociones, sobre todo teniendo auto control en las emociones negativas. Disfrutaremos de toda la emoción que este deporte del “fútbol”, nuestra pasión, nos genera.

El Código Ético consiste en una serie de normas. No es un reglamento, sino una adhesión voluntaria al buen comportamiento (no insultar, respetar los árbitros, rebajar la exigencia de ganar a los más pequeños, respetar a los seguidores de los otros equipos, aceptar que los niños juegan para divertirse, promover la formación de los jóvenes futbolistas como personas, etc…).

 

¿QUÉ ENTIENDE NUESTRO CLUB MOLAR SPORT POR VIOLENCIA?

Existen cuatro tipos de violencia en el fútbol: la violencia física, verbal, simbólica y gestual. La violencia física es la que más nos preocupa. Se producen peleas, destrozos de instalaciones deportivas y lanzamiento de objetos a aficionados del equipo rival y jugadores. La violencia verbal se produce insultos, silbidos, gritos de desprecio, se realizan canciones e himnos contra el equipo contrario, el árbitro y los aficionados del equipo rival. La violencia gestual también se produce a través de gestos obscenos y aplausos sancionadores. La violencia simbólica aparecen pancartas con contenidos violentos, banderas con símbolos, mensajes de desprecio, también hay símbolos en bufandas, camisetas y demás vestimenta que muestran ese desprecio por el rival.

 

CARTA DE COMPROMISO CON EL BUEN COMPORTAMIENTO

Y VALORES ASOCIADOS A LA PRÁCTICA DEL FÚTBOL

Todas las personas en el mundo del fútbol saben que compaginar adecuadamente la búsqueda del mejor nivel deportivo, de la formación integral de nuestros hijos e hijas, y del respeto de las reglas y de las normas, no siempre ha sido fácil. Sin embargo, nuestro club ha emprendido un camino que no tiene marcha atrás en nuestra proyecto de «Tolerancia 0 con la VIOLENCIA” y así todos juntos alcanzaremos los objetivos deportivos propuestos, por lo que no hay tolerancia ni debate ante la violencia.

Esta carta de Compromiso de Tolerancia 0, tiene como Ámbito de Aplicación los directivos, jugadores, técnicos, auxiliares, padres, madres, familiares, espectadores y aficionados que están relacionados con el mundo del Fútbol.

Los objetivos a perseguir serán:

  • Fomentar la práctica saludable y segura del fútbol. El fútbol es un deporte sano, que debe practicarse bajo la tutela de una Federación o Estamento y un reglamento.
  • Fomentar el Juego Limpio como espectadores. Los espectadores deben apoyar a un juego sin trampas ni engaños. Los jugadores tienen que ir en la misma línea del sistema educativo aplicando valores de justicia y honradez, a la vez que desarrolla su nivel deportivo.
  • Respetar los árbitros como deportistas que son, evitando los insultos y las agresiones verbales.
  • Respetar a los rivales y sus familias tanto en el terreno de juego como en las gradas. Las provocaciones y los insultos también se deben evitar hacia los rivales que están dentro del campo y hacia los que están en las gradas. La agresividad en la grada puede alterar los futbolistas, es contagiosa, y puede dañar la imagen de un club por mucho tiempo.
  • Favorecer a los jugadores a divertirse con el juego, animándoles a mejorar cada día, valorando el esfuerzo y la dedicación.
  • El entorno del deportista es importante para rebajar la agresividad en los campos. Con este punto, los familiares se comprometen a apoyarlo moralmente, recordando siempre que está jugando para pasarlo bien y para mejorar. Cuanto más jóvenes, más se debe rebajar la exigencia y la competitividad. Nunca se ha demostrado que una gran exigencia en estas edades produzca mejores jugadores.
  • Promocionar la formación de los niñ@s como deportistas y, sobre todo, como personas, fomentar que no exista segregación entre sexos. La Federación y el Club deben asumir la responsabilidad de que los escolares deberían encontrar en el deporte un complemento a su formación integral.
  • Promocionar las competencias sociales y cívicas del Club. Nuestro Club comienza una historia de la que sentirse orgulloso, que lo diferencia de otros y debe apostar por unos valores éticos. Estos valores deben ser claramente representados por los directivos y delegados, y respetados por los deportistas, los técnicos y los seguidores. Recoge todas las formas de comportamiento que preparan a las personas para participar de una manera eficaz y constructiva en la vida social y, en su caso, para resolver conflictos.
  • Respetar la figura del entrenador y del delegado, que representan al Club y su filosofía. En el terreno de juego el entrenador debe recordar que su equipo tiene que dar una imagen positiva del club, tanto si gana como si pierde.
  • Predicar ejemplo de comportamiento a los jóvenes futbolistas, tanto desde la directiva del Club como por parte de los familiares. En casa podemos promover el reconocimiento y expresión en familia de las emociones y sentimientos, favorecer el auto concepto positivo y una adecuada autoestima, relativizar el papel de la victoria en los partidos, resolver los conflictos desde el dialogo y el control emocional y ser modelo de respeto y tolerancia ante la diversidad humana.
  • No hacer comentarios a los árbitros, jugadores o aficionados del equipo contrario (a menos que estas observaciones transmitan mensajes de ánimo, amistad y respeto genuinos).
  • Nunca utilice palabras ni gestos inapropiados.
  • Apoyar de una manera consistente a los entrenadores y directores del equipo tanto si van ganando como si van perdiendo. Los entrenadores dan muchas horas de su tiempo a sus jugadores y siempre se comprometen a mejorar sus propias habilidades como entrenadores. A cambio de esto ellos merecen su ánimo y apoyo constante, incluso durante las derrotas.
  • Cooperar inmediatamente con cualquier solicitud del árbitro y evitar los comentarios y los gestos que expresen desacuerdo con las decisiones del árbitro.

 

Las personas que no sigan nuestro Código Ético de una manera apropiada no serán bienvenidas a los partidos de fútbol de nuestro Club.

× Hola!